No sé por qué los ginecólogos no te dicen que haciendo esto quitaras todas las toxinas de tu parte

Uno de los grandes problemas a los que las mujeres deben enfrentarse toda su vida es a las infecciones en la vagina. Para combatir este tipo de males existen muchos métodos, pero los vapores de hierbas son los más efectivos. Aquí te mencionamos cómo prepararlos y cuáles son los beneficios de hacerlo.

La zona íntima de las mujeres es sumamente delicada y está expuesta a sufrir muchas infecciones. Sin embargo, existen muchos métodos naturales para combatir este tipo de problemas. Algunos de ellos son a base de hierbas, cuyos vapores limpian a profundidad tu vagina. De este tipo de métodos es del que estaremos hablando con usted a continuación. Desde hace muchos años, los vapores de hierbas son utilizados en el Medio Oriente para desintoxicar la vagina. Con ellos se dilatan los vasos sanguíneos de dicha zona, se mejora la circulación y se oxigenan y relajan los músculos.

En vista de sus grandes beneficios, esta técnica cobra más y más fama en los Spa. Sin embargo, dicha técnica también se puede aplicar a la perfección desde nuestro hogar. Otro de los grandes beneficios de estos vapores es que limpian las membranas del tejido vaginal. El útero también sale muy beneficiado de estos vapores. Esta técnica ayuda a regular el ciclo menstrual y eliminan las infecciones provocadas por quistes y hongos. Aquí debajo te dejaremos más detalles acerca de lo que tiene que hacer.

Ingredientes

  1. Romero (1 ramillete).
  2. Agua (4 litros).
  3. Hojas de albahaca.
  4. Pétalos de rosa.
  5. Orégano.

Preparación y uso

  • Para comenzar, debemos poner a hervir el agua junto con todas las hierbas antes mencionadas.
  • La cantidad de cada hierba va a depender si están secas o verdes.
  • En caso de estar secas utilizaremos 1 taza de cada uno.
  • En caso contrario, utilizaremos 3 tazas de cada una.
  • Cuando el agua llegue al punto de ebullición, la dejaremos hervir durante 10 minutos.
  • Luego, apagaremos el fuego y dejaremos enfriar 5 minutos.
  • Ahora, deberemos verter el agua en un recipiente de mayor tamaño y lo colocaremos debajo de una silla con rejillas.
  • Sobre el recipiente pondremos una toalla fina para que el vapor no se escape en su totalidad.
  • Ahora, nos sentaremos desnudas sobre la silla y nos cubriremos con una toalla.
  • Este proceso tardará entre 20 y 40 minutos dependiendo del grado de infección.
  • El mismo no lo podemos repetir más de 2 veces al mes.